Con los 62 participantes de este año, ya son más de 400 los estudiantes que se han integrado durante una jornada laboral a un equipo de auditores para conocer cómo es el día a día de esta profesión. Procedentes de doce universidades de Madrid y Toledo, los estudiantes han sido recibidos por trece de las principales firmas del sector: Audalia, Auren, Baker Tilly, BDO, Crowe Horwath, Deloitte, EY, Grant Thornton, KPMG, Laes Nexia, Mazars, PWC, y RSM Gassó Auditores.

Antonio Fornieles, presidente de la Agrupación Territorial 1ª del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), destacó algunas de las razones por las que la auditoría es una opción atractiva para jóvenes que actualmente se estén formando en carreras como ADE, Económicas, Finanzas o Derecho. “Es una profesión dinámica, innovadora, de trabajo en equipo y que se renueva permanentemente”, señaló.

Fornieles también considera que no se trata de una actividad puntual y que “Auditor por un día” forma parte de un proyecto más amplio cuyo objetivo es que los jóvenes conozcan realmente la profesión. Así, después de participar en esta actividad, los estudiantes podrán acceder a cursos gratuitos de formación en temas de contabilidad y auditoría y enviar su CV a una “bolsa de talento joven”.

Coincidiendo con la jornada de “Auditor por un día”, la Agrupación Territorial 1ª dio a conocer los resultados de un sondeo realizado entre 11 firmas de prestigio nacional e internacional que colaboran con el Proyecto Auditoría-Universidad. Las empresas consultadas concentran el 85% de la cuota de actividad de la Agrupación, que a su vez representa cerca del 30% del total de la actividad de la auditoría del ICJCE. El estudio revela que en el último año las firmas consultadas ofertaron 2.838 puestos de trabajo y que, en los últimos cinco años, la auditoría ha mantenido un notable ritmo de creación de empleo frente a otros sectores que no han cesado de destruirlo. Del total de ofertas, el 63% está dirigido a recién titulados y más del 60% se localiza en Madrid. Asimismo, el estudio confirma que se trata de una carrera planificada donde la mayoría de las firmas incentiva el progreso y la promoción y que el auditor puede, si lo desea, tener una proyección internacional pues la mayoría de las firmas disponen de programas de movilidad a nivel mundial.

El sondeo también demuestra la importancia que tiene para las empresas del sector la formación ya que dedican una media de 90 horas por empleado y año. Antonio Fornieles ha querido destacar que “la formación constante a lo largo de la carrera profesional de un auditor es lo que le permite ser capaz de abordar diferentes empresas, pertenecientes a sectores distintos”.