Contingencias fiscales y contables detectados por auditores

Como auditores de cuentas, en el proceso de auditoría y procedimientos de auditoria que aplicamos uno de los objetivos (que no el único) es detectar posibles contingencias fiscales y laborales y recientemente también deben cuantificarse.

Este procedimiento de auditoría se centra el trabajo en soportar que tanto las liquidaciones de impuestos (IVA y Impuesto de sociedades…), los pagos a cuenta (retenciones IRPF y pagos a cuenta Impuesto de sociedades…), las liquidaciones con la seguridad social y las distintas declaraciones informativas sean correctas y estén bien reflejadas en los estados contables de la sociedad auditada.

Las contingencias fiscales más habituales son:

En los muestreos que se realizan durante la auditoria de los gastos (normalmente en la partida de gastos exteriores), es habitual encontrar gastos no deducibles según la ley del impuesto de sociedades. Estos gastos bien contabilizados como tales supondrían un ajuste fiscal por su no deducibilidad.

Pagos realizados a los trabajadores o administradores de las sociedades sin estar soportados dentro de las nóminas o facturas. Estos pagos que realizan las empresas suponen una contingencia tanto en materia fiscal, como de seguridad social. El auditor localiza las cantidades no declaradas y cuantifica tanto los importes que no se han pagado, como las posibles sanciones e intereses de demora.

Ventas de productos vendidos fuera del circuito ordinario de la sociedad, que realiza ventas de productos y no declara por ellas ni el ingreso, ni el IVA repercutido correspondiente. Los auditores en estos casos detectan estas ventas normalmente en efectivo mediante la comprobación de la variación de existencias o por encontrar incoherencias en la contabilidad como cajas con importe negativo…


Estos son algunas de las contingencias fiscales detectadas y denunciadas en nuestros informes de auditoria si superan la materialidad del informe como
auditores de cuentas.