El Colegio de Censores Jurados de Cuentas de Cataluña (CCJCC) del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE) celebró el pasado 28 de noviembre el Día del Auditor, una cita anual que tuvo lugar en el Teatro Nacional de Cataluña y que reunió a 200 profesionales de la auditoría de cuentas.

Durante la jornada, el presidente del CCJCC, Daniel Faura, denunció que “la propuesta de Ley de Servicios y Colegios profesionales del Gobierno central va en contra de la autonomía actual de las entidades colegiales”. Según Faura, “la aprobación de esta ley, actualmente en fase de tramitación parlamentaria, podría eliminar garantías sobre la calidad de los servicios profesionales, favorecer el intrusismo profesional y reforzar el rol de los Consejos Generales estatales”. Y añadió que “la nueva legislación invadiría competencias propias de la Generalitat y potenciaría las atribuciones de los denominados ‘consejos generales’ de alcance estatal en detrimento de la autonomía de los colegios”.

En este sentido, Faura agradeció el apoyo recibido por parte de la Administración catalana para afrontar la propuesta del Gobierno central y aplaudió la iniciativa del Gobierno catalán de reformar la Ley catalana de Colegios profesionales. Además, remarcó que la asociación Intercolegial, entidad que agrupa a 100 entidades y más de 200.000 colegiados, ya ha presentado más de 80 enmiendas al anteproyecto. “Este tipo de iniciativas de reforma legal no contribuyen a fomentar el buen tono y la confianza tan necesaria en todos los ámbitos”, añadió.

En la jornada también participaron personalidades como Mario Alonso, presidente del ICJCE; Santiago Ballester, director general de Derecho y Entidades Jurídicas del Departamento de Justicia de la Generalitat de Catalunya, y Ferran Madico, actor y director teatral.

Mario Alonso declaró que “es necesario que todas las firmas de auditoría tengan las mismas opciones de poder participar en contratos y concursos, sin que las dimensiones del despacho sean un factor determinante ni un impedimento insalvable” y agregó que “es necesario ir contra la tendencia de Europa de generar continuamente nueva normativa para regular la auditoría”. En este sentido, consideró que “se debe potenciar la estabilidad reguladora e impulsar un proceso de simplificación normativa”.

Por su parte, Ballester explicó que “el Gobierno catalán en todo momento ha defendido la realidad catalana de los colegios profesionales y las competencias que les reconoce el Estatut de Catalunya”. Asimismo, anunció que “la defensa de la realidad colegial catalana pasará por adaptar la normativa europea para reformular el concepto, las funciones y los requisitos de profesión titulada y situar a los Colegios”.

En cuanto a la aprobación de la Ley de Transparencia, Faura consideró que “es otra iniciativa para aumentar la transparencia del sector público” y denunció que no contempla la auditoría obligatoria de todos los ayuntamientos de población superior a los 5.000 habitantes.

Finalmente, Faura comentó que “la corrupción es una lacra social que entre otros efectos perversos pone en riesgo y daña la calidad de nuestra democracia”. Para el presidente del Colegio de Censores Jurados de Cuentas de Cataluña, “estas actividades cuentan con unos aliados que la hacen posible y la fortalecen, como son la opacidad, la impunidad y la indiferencia y resignación de la sociedad”.