La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, ha planteado la posibilidad esta mañana, durante su ntervención en la conferencia inaugural del XXI Congreso Nacional de Auditoría, organizado por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), de que “la competencia en supervisión de las auditorías de, al menos, las entidades de interés público (EIP) corresponda a la CNMV”.

Asimismo, la presidenta de la CNMV ha barajado otra alternativa, de proseguir el actual modelo, que “se refuerce el intercambio de información y la representación internacional entre la CNMV  el ICAC”. De hecho, Elvira Rodríguez ha manifestado que, a nivel europeo, la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA), a la que se le ha otorgado un papel relevante en la supervisión de auditoría, ha constituido un grupo de trabajo en el que los representantes de 10 países europeos, fundamentalmente supervisores de mercados, están trabajando en materia de supervisión de la actividad de auditoría.

La presidenta de la CNMV ha repasado las distintas propuestas europeas de regulación en materia auditora y ha señalado que “el informe de auditoría ha de mejorar con la fijación de alertas sobre los estados financieros”, entre otras cuestiones, y ha indicado que existen espacios
en los que “el auditor ha de tener más implicación, como que verifique el comportamiento socialmente responsable de las compañías, que en cierta medida tiene que ver con el informe integrado”.

Elvira Rodríguez ha subrayado que “no es tarea fácil recuperar la confianza de los inversores y ciudadanos, pero asociaciones de auditores, reguladores y supervisores han identificado las líneas críticas” y, entre ellas se encuentra “la mejora de la información y relación entre comités
de auditoría y auditor”.

Por último, la presidenta de la CNMV ha afirmado que “aquellas empresas que consideran la auditoría una traba burocrática, han desaprovechado las opiniones de un tercero independiente sobre las debilidades de sus empresas”.