La presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, han clausurado el XXI Congreso Nacional de Auditoría que se ha celebrado durante dos días en Zaragoza y que ha reunido a medio millar de profesionales, junto al presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Rafael Cámara, y el presidente de la AT de Aragón, Javier Castillo.

Luisa Fernanda Rudi ha insistido en la labor esencial de los auditores de cuentas que debe ser realizada con “honestidad” con el objetivo de recuperar la confianza y conocer la verdad. “Hay que realizar un esfuerzo para que las cosas sean desveladas como son y los auditores tienen una función capital para el buen funcionamiento de la economía y devolver el crédito perdido”.
Por su parte, el secretario de Estado de Administraciones Públicas ha insistido en la necesidad de establecer una colaboración entre los auditores públicos y privados “para ayudar a la salida de la crisis. Una colaboración bidireccional en la que se trabaje en conjunto para reforzar la confianza y la solidez de los mecanismos de control”. En este sentido, ha calificado como “loable” la creación por parta de las corporaciones representativas de los auditores de cuentas de la Comisión de Auditores del Sector Público.
“Es el momento de unificar prácticas y mejorar la comparabilidad de la información y aportar así una información financiera más fiable, útil y que proporcione seguridad y confianza a los mercados, los inversores y la sociedad en general. El trabajo conjunto servirá para elevar la transparencia del sector público”, ha añadido Antonio Beteta. Además, ha solicitado a este colectivo profesional que “trabajen con el mismo rigor, profesionalidad, imparcialidad y eficacia como hasta ahora para ayudarnos a ser más transparentes”
Sector público
Previa a la clausura se ha celebrado una sesión sobre el sector público en la que se ha analizado precisamente la necesidad de la colaboración entre los auditores del sector público y privado, así como la exigencia de que la administración pública, especialmente los ayuntamientos, se auditen anualmente.
El subsecretario del Ministerio de Fomento, Mario Garcés, ha considerado “necesaria la colaboración entre los auditores del sector público y los auditores externos”.
Por su parte, el miembro del Tribunal de Cuentas Europeo, Baudilio Tomé, ha asegurado que esta colaboración público externa ya se aplica y ha explicado que este tipo de cooperación existe en instituciones como el MEDE hay tres niveles de control “auditores internos, auditoría anual realizada por un auditor externo independiente y un consejo de auditores”.
Por su parte los copresidentes de la Comisión de Auditores del Sector Público, María Eugenia Zugaza y Emilio Álvarez han insistido en que “resulta imprescindible para la transparencia del sector público que las administraciones locales sean auditadas una vez al año de forma recurrente”.