En los ultimos meses se están publicando noticias en los medios que están poniendo en peligro nuestra profesion como auditores de cuentas en España. En mi opinión se está produciendo un desprestigio profesional inmerecido y desproporcionado. Esta circunstancia se produce por el hecho de la falta de conocimiento de nuestra profesión en la gran mayoría de los miembros de esta nuestra comunidad. Los auditores de cuentas no somos los sabelotodo de las empresas y los controladores de la totalidad de los movimientos de las compañías que auditamos. Nuestra profesión siembre trabaja con «la importancia relativa de los asuntos » y con una materialidad en todas las areas en las que trabaja y otra materialidad en el propio informe de auditoria. No podemo ser responsables de todo lo acontecido en una empresa como algunos pretenden ahora hacer ver, en especial estamos en boca de algunos letrados que buscan responsabilidades en muchas ocasiones no justificadas con la intención de animar a sus clientes en el empeño de interporner las correspondientes demandas.
Debe producirse un proceso de reflexión en nuestra sociedad que permita conocer a todos cuall es el alcance de nuestros trabajos, las tareas que realizamos y en especial determinar la responsabilidad que tiene el auditor en determinados actos que realizan determinados administradores de determinadas compañías que han sido mal asesorados por precisamente algunos de los letrados que posteriormente interponen las demandas a los auditores .
Si este proceso no se inicia, vamos a converitr nuestra profesión de auditor en una profesión de alto riesgo y que va a dejar de ser atractiva para nuestros jovenes universitarios tal y como era no hace muchos años.