Madrid, 7 noviembre 2012. – El presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Rafael Cámara, asistió a la 89 Asamblea-Convención del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, que se celebró los pasados 1 y 2 de noviembre en Puerto Vallarta (México), y que reunió a centenares de auditores de dicho país.
 
Durante su intervención, que versó sobre el “entorno normativo y profesional en la Unión Europea”, Rafael Cámara trasladó la necesidad de “superar el informe de auditoría tradicional e impulsar el informe integrado”, dado que “los agentes económicos y la sociedad demandan más transparencia y claridad en la información que suministran las empresas”. El presidente del ICJCE explicó que la información integrada –que incluye la información financiera, de riesgos, corporativa, social y medio ambiental- es imprescindible para que accionistas, inversores y los mercados en general tengan una imagen fiel de la capacidad de las empresas de crear valor.

Además aseguró que esta información será más sencilla, más clara, más global y más comparable. “Accionistas e inversores no tendrán que esperar a la información financiera y corporativa obsoleta del cierre anual, dado que esta información será continua en el tiempo para que la toma de decisiones sea informada en el corto y largo plazo”, afirmó.

El presidente del ICJCE también comentó las novedades normativas que en estos momentos se están debatiendo en el Parlamento Europeo como son la Directiva de Auditoría, el Reglamento de Auditoría de la Entidades de Interés Público, así como la refundición de las Directivas Contables. Y enfatizó que los auditores “impulsan y apoyan los cambios que apuesten de forma decidida por la mejora de la calidad y la transparencia de la información que suministramos y que salvaguarden la independencia y el interés público, máximas de la profesión”.

Apostó por la puesta del informe integrado como una de las herramientas fundamentales para lograrlo, así como por la aplicación internacional de las Normas Internacionales de Auditoría, la aplicación del Código ético, y el refuerzo del papel de los comités de auditoría de las empresas, entre otras cuestiones.