Revocación del Auditor por parte de la Junta General en Barcelona

Tanto los artículos 264.3 y 266 del TRLSC (Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital), como el artículo 19 del TRLAC (Texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas), establecen que no podrá revocarse o rescindirse al auditor “antes de que finalice el periodo inicial para el que fue nombrado, o antes de que finalice cada uno de los trabajos para los que fue contratado una vez finalizado el periodo inicial, a no ser que medie justa causa”.

El artículo 19 del TRLAC (Texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas) añade que no son justa causa las divergencias de opiniones sobre tratamientos contables o procedimientos de auditoría.

En el caso de las auditorías obligatorias o las auditorías  voluntarias en las que el nombramiento esté inscrito en el Registro Mercantil, para que la revocación sea efectiva,  debe inscribirse el correspondiente acuerdo de revocación en dicho registro.

Así mismo tal como contemplan los artículos 19 del TRLAC (Texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas) y 52.3 del RTRLAC (Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas), tanto el auditor de cuentas o la sociedad de auditoría como la entidad auditada deben comunicar dicha circunstancia al ICAC (Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC),que es un Organismo Autónomo, adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda), en el plazo de 15 días a contar desde que se haya producido.